Cómo elegir zapatos cómodos para los largos días de primavera. Trucos para cuidar tus pies

Mayo es mes de terrazas, paseos y caminatas inesperadas, en las que unos zapatos cómodos representan la diferencia entre llegar a casa renovado tras la agradable desconexión, o llegar a casa con los pies palpitando y agotados. Existen algunos trucos para cuidar tus pies y que no paguen tu ritmo de vida primaveral y festivo.

Los días alargan y, al terminar la jornada, solemos alargar con un paseíto, una reunión de amigos o colegas en una terraza, algún cambio de plan fortuito al que nos adherimos sin pensarlo, y esto implica andar más, así que hay que calzar zapatos cómodos para tener esa libertad, zapatos para andar mucho rato sin tener que acabar poniendo los pies en alto y descalzos en cualquier sitio público porque nos duelen. Porque el solecito y el buen tiempo nos invitan a estar al aire libre, hacer más cosas… y no ir corriendo a refugiarnos bajo la mantita del sofá como hemos estado haciendo los meses de frío.

 

Zapatos cómodos para caminar con calor

Y es que en estas fechas no solo caminamos más, es que además caminamos con calor, lo cual complica aún más las cosas. Unos zapatos cómodos para primavera tienen que tener en cuenta estas circunstancias: han de ser transpirables, con forro interior para proteger la delicada piel del pie que lleva meses protegido por calcetines, con suela flexible, con un tacón adecuado para proteger la espalda (como explicábamos en este post) y que ajusten adecuadamente para cuidar tus pies y evitar rozaduras, el gran enemigo del pie en esta época.

La llegada del calor implica dejar de usar calcetines u optar por medias o pinkies, lo cual deja al pie sin protección y expuesto a rozaduras. La piel del pie esta “blanda” y se daña con facilidad, así que hay que tener una serie de cuidados en mente. No te pierdas nuestro post sobre los mejores zapatos para la primavera entrante, en el que encontrarás todos los consejos necesarios para afrontar la llegada del calorcito con comodidad y sin riesgos de pasar ni frío, ni calor, ni herirte los pies. Porque los zapatos cómodos son un elemento importante, pero también hay que saber seleccionarlos y llevarlos.

 

Modelos de zapatos cómodos para niños y adultos

Los zapatos han de cuidar tus pies y tus articulaciones, pero lo cierto es que forman parte de nuestro estilo y la comodidad, al final, no es el único argumento para elegir unos zapatos u otros. Como comentábamos en nuestro post de zapatos de primavera para no pasar ni frío ni calor, que estamos en unas fechas en las que, lo mismo te cruzas con un joven con sandalias que otro va con abrigo de invierno y botas altas. La primavera es época de vientos, de lluvias y de grandes diferencias de temperaturas a lo largo del día. Por eso hay que saber elegir un modelo de zapato cómodo que se adapte a estas variaciones y nos siga el ritmo toda la jornada.

En Thousand apostamos por los modelos clásicos, perfectamente combinables con cualquier estilo y que, además, encajan tanto con el tipo friolero del abrigo como con el caluroso que prefiere ir un poco fresco por la mañana para no asarse al mediodía.

Algunos de los mejores zapatos para andar cómodo como serían: manoletinas, merceditas, mocasines, náuticos, o incluso podemos lanzarnos a las primeras sandalias, eso sí, después de revisar concienzudamente la previsión del tiempo y asegurarnos de que la temperatura no bajará por debajo del nivel de congelación de los deditos.

Zapatos cómodos para primavera y qué calcetines usar | Thousand Shoes

Pero, ¿qué calcetines me pongo?

Esta es la gran pregunta de la primavera. El calzado es complicado, elegir unos zapatos cómodos y frescos para todo el día es complicado, pero acertar con los calcetines lo es aún más. Evidentemente podemos descartar los calcetines de lana, pero aparte de eso, nuestras preferencias deben tener en cuenta cuestiones de higiene y salud, no sólo estilísticas.

En los pies existen unas 250.000 glándulas sudoríparas que, de promedio, producen un vaso de sudor al día. Más de un 3% de la población mundial tiene problemas de hiperhidrosis (exceso de sudoración), y en este caso aún producen más. Esta humedad, si no es bien evacuada por los zapatos y los calcetines, puede favorecer la proliferación de bacterias, hongos en piel y uñas, pie de atleta… además de generar un desagradable problema de mal olor en los pies. Así que, hay que elegir con la cabeza, no sólo con los ojos.

Cada zapato exige un tipo de ropa, un tipo de calcetines. Los zapatos de primavera son cómodos y suelen dejar parte del pie al aire, con lo cual, el calcetín se ve, así que hay que elegirlos con cuidado. La parte estética depende del estilo de cada uno, pero es aconsejable evitar calcetines con muchos dibujos o a rayas de colores porque desvían mucho la atención hacia el pie y restan importancia al resto del look.

Si bien es cierto que hay toda una moda al respecto de los calcetines de colores, como comentamos hace un tiempo en este post sobre esta tendencia tan simpática, pero, para que esto quede bien, el resto del atuendo debe ser más monocromático y austero, de modo que justifique ese redoble de color y atrevimiento.

La composición del calcetín o media es, como sucede con los zapatos, uno de los factores más importantes a tener en cuenta. Es fundamental apostar por tejidos naturales que, además de ser más cómodos son más seguros, por eso en Thousand fabricamos exclusivamente con pieles naturales, tratadas con mimo y evitando el uso de químicos. Del mismo modo que los zapatos deben ser siempre de cuero, ante o serraje natural y con tintes preferentemente basados en agua, los calcetines deberían ponderar en su composición el algodón 100% y procurar que el contenido de fibras artificiales sea escaso. Existen también los “calcetines técnicos” para la práctica deportiva, que evacuan el sudor, pero suelen estar diseñados para su uso con zapatillas deportivas y quizás no encajan con el atuendo del día a día.